Termorregulación
Tercero medio - Actividad Nº 37

 

 

1.- ¿Qué es la termorregulación?

La termorregulación, tal como su nombre lo dice, corresponde a la capacidad de los organismos de regular y mantener su temperatura corporal, dentro de ciertos rangos bajo los cuales el organismo puede funcionar, aunque la temperatura ambiental sea muy diferente. La temperatura corporal normal de los seres humanos, oscila entre los 36,5 y los 37,2 °C, con variaciones que dependen de la actividad física o de la condición fisiológica que el organismo presente.

Es de vital importancia, mantener la temperatura corporal de un organismo estable, ya que, una temperatura corporal interna muy alta, podría inactivar las proteínas del cuerpo, e inclusive podría modificar su estructura, provocando una desnaturalización de las mismas, inhibiendo su funcionamiento. Mientras que, una temperatura demasiado baja puede provocar arritmias, inactivar las proteínas y causar la muerte.

 

termorregulacion_1.jpg (500×206)

 

 

2.- ¿Cómo se controla la temperatura corporal?

Como ocurre con otras variables corporales, como la presión sanguínea o la regulación del azúcar en la sangre, por ejemplo, el control de la temperatura se mantiene gracias a sistemas de retroalimentación negativa, es decir,  el organismo responde de forma opuesta a la señal entregada.

 

termorregulacion_2.jpg (603×444)

 

Los termorreceptores detectan las variaciones de temperatura, ya que son estructuras que captan estos estímulos.  Estos receptores están presentes principalmente en la piel, por lo que reciben el nombre de termorreceptores cutáneos, y responden a las variaciones ambientales de temperatura. Los termorreceptores centrales, se ubican en los órganos y en el sistema nervioso central, y se activan por variaciones de la temperatura de la sangre que los irriga.

termorregulacion_3.jpg (280×198)

 

Las respuestas reflejas de la musculatura esquelética, como los escalofríos que permiten generar calor debido al movimiento muscular, se producen gracias a la corteza cerebral, que controla estas respuestas, actuando como un centro de integración. Las respuestas voluntarias, que permiten controlar la temperatura, como moverse o desabrigarse, también son controladas por este centro.

El hipotálamo envía señales usando nervios del sistema nervioso autónomo, libre del control de la voluntad y de la conciencia, es decir, no son respuestas que el organismo ha decidido realizar. Por lo tanto, para poder comunicarse con los órganos efectores, la división simpática es quien aumenta la temperatura y la división parasimpática es quién la disminuye.

Para aumentar la temperatura, el hipotálamo estimula la contracción de la musculatura lisa de las arteriolas ubicadas cerca de la superficie del cuerpo, evitando la pérdida de calor a través de la piel. Además, desvía el volumen de sangre hacia el interior del cuerpo, donde es más necesario mantener el calor para para el funcionamiento adecuado de los tejidos y órganos. También, estimula la piloerección o piel de gallina, respuesta útil de mamíferos peludos, ya que, el pelo erizado es un mejor aislante térmico. Estimula además, la secreción de adrenalina desde la médula de las glándulas suprarrenales, lo que acelera el metabolismo, lo que genera calor.

Por otro lado, para disminuir la temperatura, estimula la vasodilatación de las arteriolas superficiales, que permite transmitir calor al exterior mediante radiación, y la sudoración, ya que, cuando el sudor es liberado por las glándulas sudoríparas se evapora, y el cuerpo pierde calor.

Cuando los valores normales de temperatura se han restablecidos, los termorreceptores detectan este cambio, por lo cual, disminuyen la frecuencia con los que envían señales hacia los centros de integración, determinando que los órganos efectores suspendan o disminuyan su actividad.

 

3.- ¿Cómo ocurre el control hormonal de la temperatura?

El sistema endocrino, es quién actúa, cuando el organismo se expone a situaciones que conllevan un descenso de temperatura por un largo tiempo. Para ello, la glándula tiroides secreta tiroxina (T4), quién se transforma en T3, que es la hormona encargada de regular la temperatura corporal; además, estimula el crecimiento de los tejidos y es imprescindible para el desarrollo del sistema nervioso.

El hipotálamo es quién recibe la información cuando el organismo sufre un descenso de temperatura, por lo que empieza a producir y liberar el factor liberador de tirotrofina, que es una horma que estimula a la adenohipófisis, para que empiece a producir y liberar tirotrofina, hormona que actúa en la tiroides, para que se empiece a secretar tiroxina. Esta hormona actúa en todas las células y provoca un aumento del ritmo metabólico, lo que produce energía en forma de calor.

Finalmente, el aumento de la temperatura corporal o de los niveles de tiroxina en la sangre inhibe la secreción hormonal del hipotálamo, de la adenohipófisis y de la tiroides.

 

termorregulacion_4.jpg (484×515)


 

Creado por Portal Educativo. Fecha: 2016-10-03. Se autoriza uso citando www.portaleducativo.net. Prohibido su uso con fines comerciales.
 
¿Necesitas más ayuda?
Crea una cuenta y aprende con nuestros contenidos escolares, videos explicativos, evaluaciones que miden tu avance y profesores online que responden tus dudas.
Regístrate, toma solo unos minutos y puedes cancelar tu cuenta cuando quieras.
 








 
Y accede a los mejores cursos escolares online ;)
Crea una cuenta gratuita

¿Cuál es tu curso?

 




Mensualmente más de 3 millones de alumnos estudian con nosotros.
Crea tu cuenta gratuita

¿Cuál es tu email?

 


Usarás este email para ingresar a la plataforma


Los alumnos aman nuestra metodología de estudio.
Crea una cuenta gratuita

Contraseña


Confirmar contraseña

 




Mensualmente más de 3 millones de alumnos estudian con nosotros.
Crea una cuenta gratuita

Código secreto

 




Mensualmente más de 3 millones de alumnos estudian con nosotros.