¿A qué llamamos Edad Media?


Actividad Nº 799



 

1- ¿A qué llamamos Edad Media?

La Edad Media es el período comprendido entre el establecimiento definitivo de los germanos dentro de la parte occidental del Imperio Romano, en el siglo V, y la toma de la ciudad de Constantinopla por los turcos otomanos, en el año 1453. También se considera como fecha término de este período, el descubrimiento de América en el año 1492.

Se distinguen en esta edad dos etapas:

- La Alta Edad Media, que se extiende desde el siglo V hasta el X

- La Baja Edad Media, desde el siglo X hasta el XV.

Durante la época medieval, se desarrollaron grandes imperios tales como el Carolingio, el Árabe y el Bizantino, los que vinieron a reforzar con elementos culturales nuevos el sustrato cultural grecorromano.

Europa occidental presenció una crisis monárquica y el consiguiente advenimiento del régimen feudal, caracterizado por las peculiares relaciones establecidas entre los hombres.

La Iglesia, por su parte, ejerció un papel fundamental dentro de la sociedad medieval. Su poder se manifestó al constituirse en un pilar del desarrollo cultural de la época. Ella impulsó las campañas religioso-militares a Oriente, inspiró el arte medieval y en su seno incubó la escolástica.

En los últimos siglos medievales, junto con la revitalización de las monarquías occidentales, se produjo el resurgimiento de las ciudades y del comercio, preludio del gran renacimiento cultural que se avecinaba.

 

1.1- La Economía

En los primeros tiempos de la Edad Media la economía tuvo un carácter casi exclusivamente agrícola. Recién a partir del siglo XI empezaron a renacer los mercados, los centros urbanos y el comercio internacional.

Aumentó el intercambio comercial entre las ciudades italianas y el Cercano Oriente. Con el tiempo, la cantidad de bienes traídos de Oriente llegó a ser tan grande que ya no pudieron ser consumidos por los mismos italianos. Los mercaderes empezaron a cruzar los Alpes y a vender sus mercaderías en los países del norte.

Para la economía cerrada de las aldeas, sólo habían existido mercados locales, donde los siervos de la villa podían vender semanalmente los pocos excedentes de su producción agrícola y los productos de su industria doméstica. A raíz del crecimiento del comercio internacional los señores feudales establecieron ferias, que se celebraban una vez al año y donde se juntaban los comerciantes provenientes de todas partes de Europa.

Al mismo tiempo renació la vida urbana. Muchas ciudades se formaron al pie de los muros de un castillo o al lado de un palacio episcopal o de un convento. Otras se establecieron a orillas de los ríos, las vías naturales del comercio.

En aquellos tiempos belicosos, las ciudades, al igual que los castillos, tuvieron que rodearse de poderosos muros y fortificaciones. En el centro de la ciudad había una plaza en que se celebraba el mercado semanal. A su costado se elevaban la Iglesia, el palacio del ayuntamiento y las casas de los principales gremios y de los patricios. Como el recinto urbano era reducido, las calles eran estrechas y las casas angostas de varios pisos.

La vida urbana era muy distinta de la vida del campo y, por lo tanto, las ciudades tuvieron que darse sus propias leyes y su propia organización.

En un comienzo las ciudades dependieron del señor en cuyo territorio habían sido fundadas. A partir del siglo XI las ciudades se levantaron y, mediante negociaciones y violentas luchas, obtuvieron gradualmente su independencia, quedando sujetas directamente al rey. Los impuestos que las ciudades pagaban al rey aumentaban su riqueza y, por lo tanto, también su poder sobre los nobles. Las ciudades se convirtieron en aliados importantes de los reyes en su lucha por consolidar el poder central y quebrar la resistencia de la nobleza feudal.

 

1.2- La Cultura

El surgimiento de las ciudades, la formación de una próspera clase media, las reformas monásticas y el contacto con otras culturas estimularon el desarrollo cultural. 

El comercio internacional y las operaciones de dinero requerían de un mayor grado de instrucción. Con el fin de responder a estas exigencias se formaron asociaciones de profesores y estudiantes, comparables a los gremios con sus maestros y aprendices. Estas corporaciones de estudio recibieron el nombre de Universidades. La  primera fue la Escuela de Bolonia, famosa por sus juristas.

Luego, los príncipes y reyes fundaron Universidades en toda Europa. La fundación debía ser aprobada por el Papa. Cada Universidad recibía sus estatutos propios. La Universidad estaba dividida en las cuatro Facultades de Artes, Medicina, Derecho y Teología.

 

Los sabios cristianos estaban convencidos de que la razón y la fe se complementaban. La filosofía y la teología debían explicar los misterios de la revelación divina. El sabio más famoso de la Edad Media fue Santo Tomás (1225-1274), el principal representante de la Escolástica, quien creó una síntesis de la filosofía aristotélica y del pensamiento cristiano.

Durante toda la Edad Media el latín fue la lengua de la Iglesia, de las Universidades y de la ciencia.

En España nació como primer documento literario de la lengua vernácula el Poema del Cid. Se considera que la obra literaria más grandiosa de la Edad Media es la Divina Comedia, del poeta italiano Dante. Esta obra, que narra la historia del viaje mítico del poeta por el infierno, el purgatorio y el cielo, es auténtica expresión del espíritu religioso de la Edad Media.

 

1.4- Factores de la Alta Edad Media

Inseguridad

Ruralización

Autoabastecimiento

Pérdida del poder Real

Esto dio paso al Feudalismo

 

1.5- La Baja Edad Media:

Los años fueron pasando y los pequeños pueblos fueron creciendo, aumentó la población y empezaron a surgir ciudades. Estas ciudades fueron convirtiéndose poco a poco en:

Centros económicos basados en el comercio y la artesanía.

Centros culturales gracias al nacimiento de las universidades.

Con estos cambios, apareció una nueva clase social, la burguesía, que se fue haciendo más poderosa y llegó a enfrentarse al poder de la nobleza.

Estas son las características de la Baja Edad Media que comienza en el siglo XIII.

 

1.6- La ciudad medieval

La expansión de la ciudad es el elemento característico de la Baja Edad Media, significa la aparición de centros económicos y de poder que cambiaron el mundo feudal. En ella destacan los siguientes elementos:

- Aparición de la burguesía, habitantes de las ciudades. Esta burguesía no dependía de las relaciones feudales y poco a poco va ganando poder económico y social.

- Nuevas instituciones como los ayuntamientos, que eran los órganos de gobierno de la ciudad, de defensa y de pago de impuestos. Eran elegidos por todos los ciudadanos.

- Desarrollo del comercio. Las ciudades son el centro del comercio a mayor escala. Se comercia con otras zonas, con los productos elaborados por la ciudad y se organizan las ferias (mercados).

- Se establecen rutas comerciales y sociedades con el desarrollo de la moneda y la banca.

- Desarrollo de la industria artesanal.

- Se organizan en gremios, asociaciones de mismos oficios que regulaban la producción, los precios y la venta. Tenían categorías: maestros (jefes de taller), oficiales (con sueldo) y aprendices.

- La ciudad va a pasar a ser el centro cultural del mundo medieval.

- Aparecen las universidades como centros de pensamiento.

- Se construyen las grandes catedrales.

A mediados del siglo XIV todo este nuevo mundo empezó a entrar en crisis debido a las malas cosechas, las epidemias y el hambre. La mortalidad se disparó (uno de cada tres europeos murieron) y las formas de vida se vieron afectadas. 


 


Creado por Portal Educativo. Fecha: 2009-01-03. Se autoriza uso citando www.portaleducativo.net. Prohibido su uso con fines comerciales.
¿Necesitas más ayuda? Revisa nuestros cursos online :)
Homeschool
homeschool
Reforzamiento
Reforzamiento
PSU
psu


¿Entendiste? Cuéntanos si necesitas más ayuda :)
















Max