Tipos de mercados, inflación y deflación
Cuarto Medio - Actividad Nº 2
Portal Educativo

Aprenderás cómo se clasifican los mercados y los conceptos de inflación y deflación.

Portal Educativo
   


1- Mercados

Los mercados suelen clasificarse como: Mercados de competencia perfecta e imperfecta. Los de competencia perfecta se caracterizan por la atomicidad (mayor cantidad posible de vendedores y compradores), fluidez, transparencia y la homogeneidad de los productos. En este tipo de mercados vendedores y compradores ejercen una influencia insignificante sobre el precio, por lo cual no pueden determinarlo arbitrariamente. Cuando no se presentan los elementos señalados estaríamos frente a un mercado imperfecto, donde oferentes y demandantes influyen en la determinación del precio de un producto.

 

1.1- Mercados imperfectos

- Monopolio: Situación en que hay un solo productor o vendedor que controla el mercado pudiendo fijar el precio y el volumen de producción.

- Monopsonio: Se refiere a la presencia de muchos oferentes y un solo demandante, pudiendo este último fijar el precio de compra.

- Oligopolio: Se caracteriza porque solo unos cuantos vendedores compiten en el mercado, pudiendo estos escoger la ampliación de sus beneficios a partir de la escasa competencia.

- Oligopsonio: Se caracteriza por la existencia de pocos demandantes y muchos oferentes.

 

2- Inflación y Deflación

Cuando se produce un aumento constante del nivel de los precios y con ello una pérdida del valor del dinero (con la misma cantidad de dinero se pueden comprar menos artículos), se está en presencia de la Inflación. La inflación ocurre por el aumento del dinero circulante, que al expandir demanda funciona como señal para que los productores alcen los precios (Hay más dinero, pero no se encuentra respaldado en una mayor producción).

En las economías es normal que los precios tiendan a subir, sin embargo las tasas de incrementos marcan notables diferencias, Por ejemplo, hablamos de inflación reptante en aquellas economías que logran una inflación inferior al 10% anual, ya que el aumento de los precios, si bien continuo es lento, pues se encuentra controlada por organismos gubernamentales. Por otra parte, la evidencia histórica presenta casos con incrementos superiores al 50% mensual, aquí hablamos de hiperinflación. Por ejemplo, en Alemania tras la Primera Guerra Mundial, con una inflación superior al 20.000%, Bolivia 38.000% anual en 1985 y Zimbabue el 2006 con 1.000% anual.

En la actualidad, la inflación es estrechamente vigilada por el Banco Central, instituto emisor del dinero circulante. Mientras que el INE (Instituto Nacional de Estadísticas) es la institución encargada de cuantificarla mediante un IPC. Éste se calcula a partir de una canasta de bienes y servicios representativa de una familia tipo del país. Debido a ese punto, las variaciones del IPC no siempre representan –de manera cabal- La pérdida de poder adquisitivo dentro de una familia pobre, pues la canasta utilizada para calcularlo integra más de 500 productos concentrados en 8 grupos (Alimentación, Vivienda, Equipamiento de la vivienda, Vestuario, Transporte, Salud, Educación y recreación y el grupo Otros).

 

2.1- ¿Por qué es un problema la inflación?

La inflación genera fuertes problemas que trascienden lo netamente económico, por ello es ampliamente debatida a nivel político y estudiado académicamente. El aumento sostenido de la inflación provoca graves problemas, pues estimula la confusión y distorsión de los agentes económicos. Por ejemplo, en los casos de hiperinflación, hablamos de aumentos diarios de los precios. Así, un mismo bien puede cambiar 2 o 3 veces su precio en el mismo día, generando una fuerte inseguridad en los consumidores. En general, los más afectados por la inflación son los trabajadores y los pensionados, pues no poseen herramientas o estrategias para sobrellevar el crecimiento sostenido de los precios (no poseen grandes ahorros, acciones, etc.). Los consumidores se ven obligados a gastan rápidamente su salario, pues a cada hora el dinero pierde valor, mientras que las empresas –que ven crecer sus costos de producción (salarios que deben pagar a sus trabajadores, insumos, etc.)- traspasan ese costo a los consumidores creándose el círculo vicioso. Algunas de las consecuencias más comunes de la inflación son: Depreciación de la moneda, reducción del ahorro, desorden en el consumo, pérdida de calidad en la producción e inestabilidad social y política.

 

2.2- Deflación

Por otra parte, hablamos de deflación cuando aumenta el poder adquisitivo y, bajan los precios. Es un fenómeno de rara ocurrencia pero que genera grandes problemas. La deflación no es buen signo para una economía, pues la caída sostenida de los precios lleva a que los productores dejen de producir bienes y servicios, pues no es conveniente. La deflación se encuentra asociada a estancamiento económico.


Portal Educativo


 ¿Te gustó? Envíanos tus comentarios :)