Lo que no debes hacer cuando tu hijo despierta por una pesadilla


Equipo Portal Educativo




Cuando un niño grita por un mal sueño, se despierta y llora de forma angustiada, altera mucho a los padres que acuden corriendo a la habitación para calmarlo.


Las pesadillas son propias de la evolución del ciclo del sueño del ser humano y en la edad infantil su aparición está favorecida por las grandes dosis de imaginación y creatividad de los niños. El problema es que los adultos al tener una pesadilla tienen las herramientas y recursos para diferenciarlas de la realidad y el resto del día no están condicionados por un mal sueño. Sin embargo, los niños al despertarse asustados no saben qué les está pasando, creen que es real, lo que les alarma en gran medida y, al día siguiente, si la recuerdan, les condiciona su día.

 

Los padres muchas veces se dejan llevar por el instinto de protección de sus hijos ante un mal sueño, y pueden cometer una serie de errores que es importante evitar.

Las acciones que NO deben hacer los padres cuando el niño sufre una pesadilla:
 

1. Encender la luz de la habitación al entrar. 

2. Mostrar angustia o preocupación por el episodio de la pesadilla. Si los niños ven a sus padres preocupados, ellos se preocuparán aún más y harán de su mal sueño un gran drama.

3. Comprobar que no hay monstruos o seres fantásticos en la habitación mirando debajo de la cama o dentro del armario. Si los padres lo hacen estarán dando a entender que los monstruos existen y que cualquier otro día pueden entrar en su habitación.

4. Reírnos de su situación o ridiculizarlo.

5. Quedarnos a dormir en su habitación por si se repite la situación.

6. Administrar fármacos para que duerma.

7. Jugar con el niño. Debe dormirse lo antes posible para estar descansado.

8. Darle algún beneficio o recompensa por la situación que está experimentando. Puede utilizarlo y, en otras ocasiones, también esperará un premio. También puede inventarse que tiene una pesadilla para obtener su recompensa.

9. Obligarlo a dormir como si fuese un castigo. No se debe utilizar el chantaje emocional para que vuelva a quedarse dormido con frases como: si no te vuelves a quedar dormido, no te quiero.

10. Llevarlo a tú cama como algo puntual, ya que puede tomarlo como una rutina.

 

Con estas 10 claves lograrás calmarlo y tranquilizarlo.

 

 

 


Creado por Portal Educativo. Se autoriza uso citando www.portaleducativo.net


¿Te gustó? Comenta y comparte :)








  









Max