Crecimiento poblacional y desarrollo sustentable
Cuarto medio - Actividad Nº 45

 

 

1.- ¿Cómo ha crecido la población a lo largo de la historia?

La población humana ha experimentado un crecimiento muy acelerado en un período de apenas mil años, lo que ha llevado a una superpoblación mundial.

Durante el último máximo glaciar, hace 18.000 años, en la época del paleolítico se estima que la población humana formada por grupos nómadas de cazadores y recolectores, no superaba los cuatro millones de individuos dispersos en todos los continentes.

crecimiento_poblacional_1.jpg (394×267)

 

Posteriormente, la revolución neolítica, se llevó a cabo hace unos 10.000 años, cuando también comenzó el actual período interglaciar. En esta época en Medio Oriente, y después en el resto del mundo, los grupos humanos se hicieron sedentarios y desarrollaron la agricultura y la ganadería, alcanzando así la población humana los seis millones de habitantes.

crecimiento_poblacional_2.jpg (332×260)

 

Desde la revolución neolítica hasta el Imperio Romano, la población pasó de seis millones a 150 millones de habitantes, a través del desarrollo de civilizaciones. En el siglo XVI la población superaba los 500 millones de habitantes.

crecimiento_poblacional_3.jpg (353×249)

 

En 1750 comienza la transición demográfica. Se produce un extraordinario crecimiento de la población, propiciado por un descenso de la mortalidad infantil. La población se duplicó en solo dos siglos, gracias a la mecanización de la producción y los avances científicos en el ámbito de la salud. Esta etapa es conocida como la revolución industrial.

En 1945 comenzaron a utilizarse variedades seleccionadas de semillas, se mejoraron los sistemas de regadío y se desarrollaron herbicidas y pesticidas que permitieron aumentar en gran medida la producción agrícola. Ese mismo año, Alexander Fleming descubre la penicilina, cuya utilización redujo drásticamente la mortalidad infantil. La población humana superaba los 2.600 millones de habitantes. 

crecimiento_poblacional_4.jpg (548×361)

 

Durante el siglo XX se desarrollaron la medicina preventiva, la explotación de los combustibles fósiles y la energía nuclear; además, se consiguió un aumento en la producción de alimentos y una mejora en los mecanismos de distribución. A finales de los años sesenta la población superó los tres mil millones de habitantes.

A fines del siglo XX y principios del XXI, el desarrollo económico e industrial de los países favoreció que la población continuara creciendo rápidamente. En el año 2009 la población mundial superaba los 6.700 millones de habitantes, y se estima que en el 2050 superará los 9.500 millones.

 

2.- ¿Cómo se distribuye actualmente la población humana?

La distribución poblacional humana en el planeta es heterogénea, es decir, existen zonas en las que la densidad poblaciones en mínima, como en los polos, y otras zonas en que es muy alta, como en las grandes ciudades. Este tipo de distribución obedece a distintos factores, ambientales, políticos y económicos. De esta manera, el aumento de nuestra especie es exponencial, dado que no ha ocurrido con igual velocidad en las diferentes regiones del mundo. Cerca del 81% de la población mundial se ubica en países con menor desarrollo económico y altas tasas de crecimiento, mientras los países desarrollados tienen tasas inferiores al 1%.

crecimiento_poblacional_5.jpg (582×356)

 

El aumento de la población en los países en desarrollo hace que esta ocupe más territorio en busca de espacio habitable y tierras cultivables. Sin embargo, la deforestación y el sobrepastoreo reducen la productividad del suelo.

El crecimiento demográfico elevado se relaciona con el mantenimiento de la pobreza y el menor acceso a la educación, lo que a su vez incide, de alguna manera, en las elevadas tasas de natalidad.

 

3.- ¿Qué relación existe entre el crecimiento de la población humana y el desarrollo de la economía?

El aumento poblacional trae consigo un alza en la demanda de alimentos y servicios básicos, lo que ocasiona un uso excesivo de los recursos naturales. Este problema fue mencionado en el siglo XVIII por el economista británico Thomas Malthus, quien indicó que los recursos naturales crecen en menor medida que la población humana, por lo cual llegará un momento en que la población no dispondrá de los recursos necesarios para mantenerse.

A partir de lo propuesto por Malthus, se desarrolló el concepto de capacidad de carga, que indica el número máximo de individuos que puede mantener un hábitat indefinidamente sin disminuir la disponibilidad y acceso a los recursos. Otros economistas, posteriores a Malthus, consideraron que el progreso tecnológico es una variable que afecta el ritmo de crecimiento de la población, debido a que el uso de la tecnología permite aumentar la disponibilidad de recursos y contrarrestar los impactos sobre el ambiente; por ejemplo, el uso de fertilizantes e innovaciones agrícolas, el uso eficiente de la energía, entre otros.

Por lo tanto, las características del crecimiento poblacional humano y su impacto sobre el ambiente, no solo se explican por parámetros ecológicos; sino que también se deben considerar las formas de producción y distribución de los recursos.

La calidad de vida evalúa el bienestar social de una población humana, y está determinada por el ingreso económico de la población y por cómo son utilizados los recursos económicos para mejorar las condiciones de esa población. Los indicadores para determinarla fueron resumidos en el índice de desarrollo humano (IDH), el que corresponde a una medida de desarrollo de un país y toma en consideración: la esperanza de vida, es decir, el número de años promedio que puede llegar a vivir una población; la educación, es decir, la escolaridad y alfabetización; y el producto interno bruto, o sea, la producción de bienes y servicios de una población en términos monetarios.

La calidad de vida, por lo tanto, puede ser mejorada mediante la incorporación de tecnologías que permitan minimizar los costos de producción para la provisión de bienes y servicios, pero además minimizando los impactos en el medio ambiente con el fin de mantener un desarrollo sustentable.

 

crecimiento_poblacional_6.jpg (356×271)

 

Para satisfacer sus necesidades y mantener o mejorar la calidad de vida, el ser humano emplea recursos naturales que obtiene de los distintos ecosistemas. Para poder determinar el impacto de las actividades humanas sobre ellos, se ha establecido un indicador llamado huella ecológica, que corresponde a las hectáreas de tierra productiva que se necesitan para sostener la población en un territorio definido en relación a lo que consume, y a los residuos que produce.

En un año, la humanidad utiliza el equivalente a 1,5 planetas para generar los recursos que utiliza y absorber sus desechos, es decir, consumimos más de lo que el planeta es capaz de producir. Las consecuencias son, entre muchas otras, el agotamiento de los recursos pesqueros, la disminución de los bosques, la destrucción del suelo, el agotamiento de los sistemas de agua dulce y la acumulación del dióxido de carbono en la atmósfera, lo que genera el cambio climático global.

crecimiento_poblacional_7.jpg (571×388)

 

La huella ecológica de Chile: según el informe Planeta Vivo de 2010, se ubica en el lugar cinco a nivel mundial y es el segundo país con peor huella ecológica de Latinoamérica, después de Uruguay.

 

crecimiento_poblacional_8.jpg (566×220)


 

Creado por Portal Educativo. Fecha: 2016-11-25. Se autoriza uso citando www.portaleducativo.net. Prohibido su uso con fines comerciales.
 
¿Necesitas más ayuda?
Crea una cuenta y aprende con nuestros contenidos escolares, videos explicativos, evaluaciones que miden tu avance y profesores online que responden tus dudas.
Regístrate, toma solo unos minutos y puedes cancelar tu cuenta cuando quieras.
 








 
Y accede a los mejores cursos escolares online ;)
Crea una cuenta gratuita

¿Cuál es tu curso?

 




Mensualmente más de 3 millones de alumnos estudian con nosotros.
Crea tu cuenta gratuita

¿Cuál es tu email?

 


Usarás este email para ingresar a la plataforma


Los alumnos aman nuestra metodología de estudio.
Crea una cuenta gratuita

Contraseña


Confirmar contraseña

 




Mensualmente más de 3 millones de alumnos estudian con nosotros.
Crea una cuenta gratuita

Código secreto

 




Mensualmente más de 3 millones de alumnos estudian con nosotros.